HISTORIA ¿Cuándo se inventaron los bombones de chocolate?. Durante dos siglos, Flandes perteneció al inmenso imperio de España con lo cual estuvieron entre los primeros territorios en descubrir la bebida de cacao, del siglo XVI. Desde finales del siglo XVII, las primeras fábricas de chocolate se establecieron en Bruselas. Es a Jean Neuhaus, nieto de un confitero suizo, la famosa fábrica de chocolate del paseo de la reina, al que Bélgica debe la invención del “praline” primer nombre con el que se conoce los chocolates rellenos en 1912, y luego a la caja de cartón no rígida (ballotin) en 1915 que consistía en una caja “sin tapa separada”, muy práctica a la hora de preparar un pedido delante del cliente. Fue Cadbury’s, en Inglaterra la marca que puso la primera caja de chocolate que bombones en el mercado en 1986, poco después de importar su prensa Van Houten y aumentar la producción.

REFINADO. Ha tenido que existir un chocolate lo suficientemente “fino” es decir sin asperezas para crear esa capa tan delgada. Para eso han sido necesario que se creara la “refinadora” que es una máquina que imita lo que han hecho -desde los Mayas hasta los españoles- que es moler el cacao a partir de la fricción de dos piedras. No obstante, para bajar el “micraje” del cacao tostado, es decir el tamaño de las partículas del fruto tostado y así crear una pasta similar a la mantequilla de cacahuete, hizo falta que las refinadoras se hicieran mecánicas, es decir, con mayor potencia. Los primeros datos de una refinadora cacao de vapor fue en 1795 por la empresa de Fry & Sons en Inglaterra que más tarde se convertiría en Cadbury’s.

EL BRILLO. También hizo falta que apareciera el método de extraer la manteca del cacao, gracias a la prensa inventada por Conrad Van Houten en 1828, pues un porcentaje se agrega a la mezcla de chocolate para hacerlo más fluido y más fácil de manipular.

CONCHING. No obstante, otro invento fue clave: la conchadora que apareció de la mano de Rodolphe Lindt en 1875, una máquina, en forma de concha que en principio sólo servía para batir la mezcla, hasta que por error o por experimentar quedó más tiempo encendida y demostró que podía bajar los niveles de acidez y conseguir un chocolate más rico.

 

TEMPERAR. Y justamente de manipulación va otras de las técnicas que permitió que los bombones de chocolate existieran: el temperado, que tuvo que ver en principio con la destreza de los chocolateros quienes lo descubrieron de manera empírica a partir de 1880. Es que hacer un bombón requiere que la mezcla de chocolate entre al molde a la temperatura correcta para que los bombones brillen y sobre todo, para que luego salgan con facilidad. Para eso la mezcla de chocolate se tira a una mesa de mármol y se bate hasta que consigue estar en torno a los 29 grados.

MÁQUÍNA O MÁRMOL. Más tarde aparecerá la máquina para temperar que hará que los bombones se vuelvan más populares. Esta máquina, famosa por tener una fuente de chocolate siempre cayendo, no solamente permite que la mezcla de chocolate esté a la temperatura correcta sino que además tiene “función vibratoria” con lo cual una vez que el chocolate está en el molde evita que aparezcan burbujitas y la mezcla cubra todas las paredes con facilidad.

LOS MOLDES. Y justamente otro de los inventos que hace falta para hacer bombones de chocolate es el molde. Al principio fueron hechos de cobre, similares a los que se usaron para hacer las tabletas, hasta que finalmente se consiguió un material que ha permanecido: el metalcrilato. Con relación a la invención del molde hay varias tesis pues antes de la aparición de los bombones belgas los franceses ya moldeaban el chocolate – sin relleno- con formas marinas que aún siguen vigentes.

LOS BOMBONES BELGAS. Las cuatro recetas belgas de bombones de chocolate o praline que siguen encantando a los consumidores son el cubierto de chocolate con leche, el de crema fresca o mantequilla, otro cubierto de chocolate blanco y decorado con azúcar y unos muy famosos con crema aromatizada con café.

EL FUTURO DE LOS BOMBONES. Los bombones de chocolate han despertado a nuevos fanáticos, los chocolateros se han convertido en estrellas de las redes sociales y cada día innovan en estos pequeños bocados como Melissa Coppel con sus bombones de toffee, galleta, gelatina ¡incluso hasta aceitunas y tomate! Y en España chocolateros como Alejandro Montes de Mama Framboise ha hecho una colección de bombones súper colorida dedicada a las mujeres más importantes de la historia de la humanidad.