Seleccionar página

Cuando termino mis catas de chocolate en Madrid me gusta darles algún material para os llevéis porque mi idea es que podáis hacerse unos expertos comiendo chocolates, no osbtante, por aquí he preferido hacerles un resumen en una especie de “decálogo” de los buenos catadores de chocolates.

    1. No haber fumado al menos un par de horas antes de catar. La verdad es que me gustaría decirte que prefiero que no fumes nunca.
    2. No haber tomado café al menos una hora antes de la cata, el café permanece demasiado tiempo en nuestra boca, eso es maravilloso para los que nos gusta tener ese recuerdo después de un desayuno pero ciertamente puede interferir en el sabor de los chocolates.
    3. Tener el estómago vacío o al menos no estar en plena digestión. Esto no es tan importante pero reconozco que ayuda a apreciar mejor los sabores.
    4. Usar tabletas, los bombones o las trufas al tener ingredientes adicionales no permiten apreciar al cien por ciento el sabor del chocolate. Aunque no los descartes para catas lúdicas.
    5. Buscar un sitio silencioso, necesitamos medir el “snap” o el sonido que hace la tableta cuando la partimos.
    6. Buscar un sitio que no tenga olores penetrantes como a pintura, a quesos, a café o tabaco.
    7. El día que vayas a la cata intenta no perfumarte, una cata es una oportunidad única de apreciar olores nuevos así que al menos por ese día no uses tu perfume habitual.
    8. Buscar un sitio bien iluminado: debemos poder apreciar la gama de “marrones” con lo cual La Luz es fundamental.
    9. Trata de tener al menos unos cinco chocolates de diferentes porcentajes de cacao.
    10. Tener a la mano agua a temperatura ambiente para cuando sintamos que tenemos el paladar y la nariz saturada, recuerda que el agua fría te puede “anestesiar” las papilas gustativas.
    11. Si queréis completar la experiencia tener a la mano algunos aromas esenciales que te ayuden ayudar a identificar olores como vainilla, canela, madera, etc.
    12. No te comas la porción entera de cada chocolate de una sola vez, te recomiendo dejar al menos un pedacito de cada uno para que luego puedas recordar mejor las sensaciones que obtuviste de cada uno.
    13. Toma pausas entre un chocolate y otro, trata de comentar lo que has experimentado, incluso puedes cerrar los ojos.

    1. Si quieres también puede tener pedazos de manzana o de pan para comer entre cada chocolate, lo recomiendo para “desgrasar” la boca. Eso sí trata de que el pan no tenga un sabor muy intenso.
    2. Verbaliza la mayor cantidad de sensaciones que tienes con cada chocolate, si es posible apúntalas en un papel, te ayudará mucho a recordar cuál es tu tipo de chocolate favorito.
    3. Busca un lugar no muy frío ni muy caluroso, imagina una temperatura promedio entre 19 y 21 grados, así el chocolate no sufrirá tanto.
    4. Saca un poco antes cada chocolate de sus empaques, quita el aluminio que lo recubre, así ayuda que se “aclimate” y los olores se puedan apreciar más.

  1. Busca una hoja en blanco o diviértete creando tus propios manteles de cata. Esto aunque parezca un poco “académico” será una forma de volverte poco a poco un experto y recordar las características de tus chocolates favoritos. Si quieres descargarte algunas de nuestras “hojas de cata” aquí te dejamos algunos modelos.
  2. Introduce algún chocolate saborizado, te sorprenderías la cantidad de sabores que van de maravilla con el chocolate.
  3. Disfruta la experiencia, ninguna cata es igual a otra, es una oportunidad valiosa de aprender y disfrutar del alimento más divertido del mundo.