En mis catas de chocolate en Madrid he tenido la fortuna de tener científicos y a médicos y siempre coincidimos en la necesidad de revelar también el vínculo entre el chocolate y la salud, yo he estado recopilando la mayor cantidad de material y sobre todo resumiéndolo para que los que asisten a mis catas y para los que me siguen por aquí puedan tener un resumen de los grandes beneficios probados del chocolate en nuestra salud.

Razón 1: El cacao es conocido como una fuente de “antioxidantes” (desde un estudio de 1999 hecho en el Instituto de salud Pública de Holanda) se identificó la presencia de “catequina” perteneciente a la familia de los flavonoides que están entre los más poderosos antioxidantes. En este estudio se encontró que el chocolate oscuro contiene 53.5 miligramos de estos antioxidantes por cada 100gramos. Los polifenoles del cacao han obtenido de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria una “alegación de salud” pues se ha demostrado su efecto beneficios sobre “la elasticidad de las arterias” por lo tanto su potencial papel para prevenir la hipertensión principal factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Razón 2: El chocolate contiene tres de los componentes esenciales de un alimento: proteínas, carbohidratos y grasas y esos a su vez contienen minerales y vitaminas muy importantes como el magnesio, el cobre, el hierro y el manganeso.

Razón 3: Es un alimento perfecto para cuando necesitamos suplementar nuestra alimentación por un exceso de esfuerzo (especialmente los deportistas) dado que es un alimento con alta cantidad de calorías en una pequeña porción. Eso sí no deberíamos excedernos de unos 20 gramos al día.

Razón 4: La grasa contenida en el chocolate en su mayoría proviene de la manteca de cacao (en el chocolate con leche también de la grasa de la leche) y la manteca de cacao contiene ácido esteréatico que se transforma en ácido oleico (el mismo del aceite de oliva) y ácido palmítico que tienen la cualidad de mantener o incluso minimizar los niveles de colesterol.

Razón 5: Como la grasa en los alimentos ralentiza la absorción de los carbohidratos, el chocolate tiene un bajo índice glicémico: la medida de la glucosa en sangre que ocurre dos horas después de comer 50 gramos de carbohidratos.

Razón 6: Un estudio del Hospital Clinic de Barcelona, coordinado por el doctor Ramón Estruch y publicado en la Revista The Lancet Diabetes & Endocrinology mostró que seguir una dieta rica en grasas vegetales no implica un aumento significativo de peso en comparación con una dieta pobre en grasa, el mismo doctor consideró al y su manteca de cacao pudieran ser parte de una dieta mediterránea.

Razón 7: El cacao en polvo también es considerado como una alta fuente de fibra (casi un 35 por ciento) la mayoría de tipo insoluble es decir que el intestino delgado no lo puede absorber esto ayudaría al tránsito intestinal y además favorece a la sensación de saciedad.

Razón 8: Es un alimento versátil se puede incluir desde una bebida por la mañana (en su versión en polvo), como complemento de una ensalada (en forma de nibs) y como el final o el comienzo de una comida (con un par de cuadritos de una tableta).

Razón 9: Su transporte es sencillo, ni las tabletas ni el polvo ni los nibs necesitan refrigeración con lo cual no hay riesgos de “ruptura de la cadena de frío” la tableta es más delicada pero basta que lo alejemos de fuente de calor para asegurarnos de que una tableta podrá bien acompañarnos durante el día.

Razón 10: El cacao desgrasado también se considera un aliado en el control del metabolismo hormonal, los flavonoides que contiene ayudan a regular específicamente los corticoides y derivan en la prevención de la obesidad.

Razón 11: Se ha identificado un factor “anticaries” en el cacao, los taninos presentes en el polvo de cacao han mostrado una acción antibacterial y anti enzimática este minimiza el crecimiento de la placa e inhibe la formación de ácidos.

Razón 12: Si bien mucha gente culpa al chocolate de sus ataques de migrañas y aunque sustancias como la tiramina, histaramina y feniletilamina presentes también en el queso y el vino tinto están vinculados con los dolores de cabeza, existe un estudio que demuestra que es muy probable que el antojo de comida, antes de una situación de estrés que preceda a un ataque de migraña sea usualmente chocolate.

Razón 13: En 1971 un estudio de la Universidad de Missouri mostró que sólo en un 10 por ciento de los casos se puede ligar al acné al consumo de chocolate, de hecho, incluso con un consumo de 4 tabletas a la semana no se demostró un aumento del acné.

Razón 14: El cacao tiene sustancias estimulantes (metilxantinas) las principales la cafeína, la teobromina y la teofilina y están relacionadas por sus propiedades de estimulación del sistema nervioso. Su consumo moderado está relacionado con mayor sensación de bienestar y mejor estado de ánimo. Además, estas sustancias pudieran mejorar el rendimiento físico, el estado de alerta y del tiempo de reacción.

Razón 15: El chocolate no tiene ninguna sustancia que pudiera ser considerada como adictiva o que genere dependencia, de hecho, se culpa al triptófano de esta posible consecuencia de tomar chocolate por su implicación en la síntesis de la serotonina, la llamada hormona del placer. También con la presencia de las aminas, en especial la feniltelamina que presenta una estructura similar a las anfetaminas con una estructura similar al cannabis pero lo cierto es que la proporción es tan baja que no pueden ser acusados de su consumo compulsivo.

Razón 16: El consumo de chocolate genera recuerdos muy positivos, en sus efectos psicológicos pudieran estar esas ganas de repetir su ingesta.

Razón 17: Si bien los estudios son pocos, los que existen han demostrado una mejora significativa en la función cognitiva en personas que consumieron cacao o chocolate rico en cacao, es decir, que puede mejorar nuestra memoria. Esto pudiera estar relacionado con la mejora de la vascularización cerebral.

Razón 18: Recientemente, en el año 2016 la endocrinóloga Daniela Jacubowicz publicó un estudio realizado en conjunto con la Universidad de TelAviv en el que concluía que tomar una porción de tarta de chocolate en el desayuno ayudaba a disminuir la ingesta de calorías a lo largo del día lo cual incidía positivamente en la pérdida de peso. Al parecer, comer un trozo de tarta de chocolate por la mañana hace que en primer lugar se regule más fácilmente la grelina, la hormona responsable del hambre y esto les haría más sencillo comer menos durante el resto del día. La doctora Jacubowicz defiende que el organismo no se comporta de la misma manera durante el día así que hay que aprovechar cuando es más eficiente y según su opinión es nada más despertarnos.

Razón 19: El chocolate no es alergénico.

Razón 20: El chocolate “pudiera ser” un afrodisíaco.

Helen Chocolate, comunicadora dedicada al chocolate. Directora de He·Cho·Comunicación, agencia con sede en Madrid dedicada a la comunicación y el marketing digital de marcas y eventos relacionados con chocolate, café, flores y marcas personales de influencers, pasteleros y cocineros. Organizadora de catas de chocolate en Madrid. Asesora técnica del Salón Internacional del Chocolate de Madrid. Miembro de la Fundación Villa y Corte del Chocolate. Ahora centrada en la producción del documental sobre la Historia del Chocolate en España.